El Afilado de herramientas: Seis errores de principiante

Artículo original de Sylva Spoon.

Mucha gente que disfruta tallando no parece disfrutar tanto del afilado. Es comprensible. Las personas están interesadas en tallar, no en afilar. Las herramientas desafiladas son un resultado desafortunado del tallado y afilar es una tarea que hay que soportar. Esa es una mentalidad completamente equivocada. Y estoy aquí para ayudarlo a disfrutar más de la práctica del afilado.

El afilado es un proceso lento. Es importante asimilar esto antes de empezar. Seguramente estarás trabajando en un cuchillo durante un largo rato. Una gran razón por la que lleva tanto tiempo es por los errores que cometen los principiantes. Estos son algunos de los errores más grandes que veo que la gente comete al afilar sus herramientas de talla de cucharas.

Lea los siguientes puntos y analice cómo está aproximándose al afilado. Con suerte podrá corregir errores, ahorrar tiempo y empezar a tallar antes.

No afilar lo suficiente pronto

La pregunta más frecuente que recibo es»¿con qué frecuencia debo afilar?» La respuesta honesta es «Depende». Habiendo trabajado durante años con herramientas manuales, se cómo se siente una herramienta cuando empieza a fallar. Las personas que todavía están aprendiendo a tallar simplemente no han tenido la oportunidad de aprender, de manera consistente, la diferencia entre una herramienta desafilada y una técnica de tallado mal ejecutada. Si sumamos esto a la aversión que la gente parece tener por afilar y terminará con herramientas que necesitan mucho trabajo para devolverlas a la vida.

Si usa el asentador con regularidad, pasará mucho tiempo antes de que tenga que llevar ese filo a los abrasivos más duros. Si pasa la herramienta regularmente por las piedras finas además de asentar regularmente, no sucederá tanto el efecto de redondeo del filo que aparece con asentado excesivo.

Empezando con un abrasivo muy fino

Con un borde desafilado o abollado, el objetivo es quitar el acero hasta que haya desaparecido el daño. El uso de un abrasivo grueso adecuado eliminará el material rápidamente. Mucha gente comienza con un abrasivo más fino que elimina el material mucho más lentamente. Por lo general, esto se debe a que subestiman la cantidad de acero que debe eliminarse o les preocupa el daño potencial que podría causar el abrasivo grueso.

Elegir el nivel correcto de abrasividad es una habilidad que vendrá con el tiempo, pero aquí tienes una guía aproximada (los granos a los que me refiero se refieren a las piedras de Shapton Kuromaku. Es confuso pero un ‘grano 1000’ varía entre diferentes fabricantes y tipos de abrasivos):

120-320: muy grueso, mejor utilizar para reparar daños graves o para cambiar el ángulo del bisel

1000-2000: buen grano de partida para el afilado general, se debe utilizar un grano más fino después de estos.

5000+: bueno para usar entre sesiones de asentado para mantener los biseles planos, sólo comience con este grano si la herramienta está afilada pero podría estar más afilada.

Empezando con un abrasivo muy grueso 

Esto suele suceder cuando alguien tiene una serie de granos y siente la necesidad de trabajar con todos ellos en todo momento. El problema que enfrenta al usar un grano demasiado grueso es que está quitando más acero del que podría ser necesario.

Si está comenzando con un abrasivo de grano 500 o más grueso y la herramienta no está dañada, es posible que solo necesite una o dos pasadas para comenzar a levantar una rebaba. Asegúrese de verificar si hay rebabas con regularidad para evitar quitar demasiado acero. Como mencioné anteriormente, con la práctica podrá determinar la condición de su herramienta para usar el grano apropiado. Personalmente, tiendo a irme hacia un grano más grueso para ahorrar tiempo, asegurándome de verificar si hay rebabas después de una o dos pasadas.

Cambio de grano demasiado pronto

Este es un factor importante que contribuye a la frustración de las personas con el afilado. Es importante levantar una rebaba (empujar el material sobre el borde de corte desde el bisel que se está afilando) para saber que ha afilado toda la superficie hasta el borde. Esto es más importante con ese primer grano más grueso. Una vez que haya levantado una rebaba, puede estar seguro de que ha eliminado el material en todo el bisel, hasta el borde. Marcar el bisel con un rotulador permanente puede ayudarlo a ver si está quitando material en todo el bisel. Si no levanta una rebaba con el grano más grueso y pasa a uno más fino, en realidad no conseguirá un filo con las piedras y la herramienta seguirá desafilada.

Un grano grueso dejará ranuras profundas en el metal. Esos rayones se extenderán hasta el borde de la hoja. Los rayones profundos crearán un borde dentado, más parecido a una hoja de sierra. Será difícil crear un acabado limpio en la madera, y es más probable que las fibras de madera rompan los bordes dentados más rápido, dejándote con una herramienta desafilada antes de lo que te gustaría.

Los granos finos dejarán rayones más finos y eventualmente crearán una superficie pulida. Si ha hecho un buen trabajo con el grano grueso, su trabajo con el siguiente grano es eliminar esos rasguños profundos. Luego, repita esto con granos cada vez más finos hasta que tenga un bisel pulido y un borde con dientes microscópicos que se muevan a través de la madera de manera más consistente.

Aún puede intentar sentir una rebaba para ver si ha afilado justo hasta el borde, pero con granos por encima de 2000 o más, puede ser difícil sentir la rebaba. Personalmente, confío en comprobar visualmente para asegurarme de haber eliminado todos los arañazos profundos del grano anterior. Tener un trapo o toallas de papel para limpiar el borde y una buena fuente de luz facilita este trabajo.

Moverse demasiado rápido

Una vez más, esto está relacionado con la impaciencia generalizada de la gente por el afilado. Mover la herramienta hacia adelante y hacia atrás sobre la piedra muy rápido eliminará el material más rápido pero si no tiene una buena técnica, arruinará el bisel más rápido y hará poco para afilarlo correctamente.

Sírvase una taza de té. Tome una galleta o dos. Ponga algunas canciones o su podcast favorito. Reduzca la velocidad incluso antes de empezar a afilar. Tener la mentalidad de que este debe ser un proceso lento evitará que se apresure y cometa errores.

Colóquese en una buena posición (más sobre eso a continuación) y mueva la herramienta sobre la piedra concentrándose en mantener el bisel en la posición correcta. Ese es el objetivo, no moverse rápidamente. Desarrollarás la memoria muscular para saber cómo se debe sostener cada herramienta. Aprenderá cómo se siente la herramienta cuando se mueve correctamente sobre la superficie de afilado. Con el tiempo, podrá aumentar gradualmente la velocidad. Ir demasiado rápido y demasiado pronto no te ayudará en absoluto.

Demasiada inestabilidad (posición y presión)

Afilar a mano requiere que esté en sintonía con su yo físico. Al igual que la talla, nos relacionamos con los objetos físicos, utilizando el tacto, la propiocepción, el oído y la vista. Requiere sintonía con nosotros mismos. Es difícil, pero eso es lo que lo hace gratificante.

Hay muchas oportunidades a lo largo del proceso de afilado donde puede haber errores. Estamos tratando de mover las herramientas de manera constante a lo largo de la superficie abrasiva de nuestro medio de afilado. La consistencia siempre es complicada. Si cambia de posición ligeramente, eso podría cambiar el ángulo en el que está afilando su bisel. Si presiona con más fuerza una parte de la herramienta, eliminará más acero que donde no está aplicando tanta presión.

Aquí hay algunas cosas que hago para tratar de ser lo más consistente posible:

Afilar de pie. Esto me permite moverme hacia atrás y hacia adelante desde mis caderas, en lugar de mover mis brazos. Puedo concentrarme mejor en mantener mis manos en la misma posición de esta manera.

Muévase lentamente. 

Use una ligera presión para comenzar. Si presiona con fuerza la herramienta, se eliminará el material más rápido, pero puede hacer que le resulte más difícil sentir si el bisel está en la posición correcta o no.

Afilar en secciones. Intentar mover la herramienta para que todo el bisel se afile en cada pasada puede requerir movimientos complejos. Es mejor dividir cada bisel en secciones para no tener que cambiar los ángulos mientras mueve la herramienta hacia adelante y hacia atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: